Llegamos a Sar, ¿y ahora qué? Ahora viene lo mejor

IMG_3342

Por la senda acondicionada en las Brañas do Sar, habíamos alcanzado el puente románico que permite a los vehículos salvar el río y en el que nos encontramos a un niño navegando su barco de plástico. Me parece una fantástica idea que anoto para próxima ocasión y nosotros, los antonautas, continuamos bordeando los muros del recinto de la Colexiata de Sar para alcanzar la amplia explanada empedrada y la peculiar estampa que ofrece la edificación, también románica, con esos arbotantes barrocos que sirven para sustentar sus inclinadas paredes. Porque sí, se inclinan como la torre de Pisa, no se sabe si por defecto de construcción o por lo inestable del terreno sobre el que se levantan. O ambas cosas. Pero lo cierto es que la colegiata me parece tan merecedora de visita que siempre he traído hasta aquí a mis amigos foráneos y nunca se me han quejado de hacerlo en las horas (de 17:30 a 19:30 en invierno y hasta las 20:30 en verano, de lunes a sábado) en que se puede acceder a la iglesia -en la que se aprecia perfectamente la inclinación-, y el claustro -el único que conserva en Santiago algunas arcadas del románico-.

IMG_3218

Pero ciertamente no llaman estos detalles la atención de los pequeños antonautas. Ellos optan por correr a la pequeña puerta metálica que da paso al parque infantil. De arena, con tres toboganes, redes para trepar, columpios, balancín, juegos de muelles, campo de fútbol de tierra y… bancos de madera, mesas de piedra y hasta hórreo y cruceiro. Sin posibilidad de escapatoria a no ser por la mencionada puerta. Ideal para jugar, para merendar, para descansar… Sencillamente, espectacular.

IMG_3214

IMG_3215

Recomiendo, no obstante, no acabar aquí el paseo y, volviendo al puente (los peatones cruzan por un paso paralelo), tomar en dirección contraria para meterse por la Corredoira de Picaños y, ascendiendo entre casas con tierras de labradío (sobrevive el rural), llegar al lavadero de Picaños, pues se trata de una peculiar construcción con planta heptagonal y ocho zonas independientes de lavado.

IMG_3331

Volviendo sobre nuestros pasos de nuevo hacia la rúa de Sar, veremos enfrente del inicio de la Corredoira unas escaleras que nos transportan de nuevo a otro paisaje distinto  y que a los peques les va a encantar. Hablo de la blanca y recogida plaza de Pepe Noya, un remanso de pan con césped y parque infantil, este con suelo de caucho.

IMG_3341

Desde aquí ya se accede al camino que lleva al Multiusos (y su aparcamiento, otra opción para visitar las Brañas do Sar en sentido contrario hasta Pontepedriña) y a las entradas del futuro Bosque de Galicia.

¿Queréis saber más sobre las Brañas do Sar? Esta vez el Concello se ha esmerado: Parque fluvial de Santiago

  • Recuerda que, si compartes, nos haces un gran favor y que encontarás más lugares e ideas para viajar con niños en:

Facebook. www.facebook.com/antonautasnaiagosfera

e Instagram www.instagram.com/antonautasnaiagosfera

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s